;
Google
;

jueves, 3 de julio de 2014

REFLEXIONANDO: "NO ME ABANDONES"



Fotografía de José Ramón Sánchez
Una ventana de la Casita de Campo capturada desde el interior

***
Aquí estoy, permanezco muda y vosotros sigilosos pasáis por mi lado con la cabeza vuelta. No queréis mirarme, es como si sintierais repulsión al ver mi aspecto, pero… yo sé que en el fondo…lo que os ocurre es que os sentís entristecidos, o avergonzados, o enrabietados… no sé cómo podría calificarlo.
...
Sé que ya no me queda mucho tiempo y vosotros también lo sabéis, pero en cambio… no hacéis  nada.
....
Unos piensan que yo fui testigo de la esclavitud de vuestros antepasados y que por tal motivo debiera desaparecer, otros, sin embargo, y afortunadamente… me ven con los ojos del reconocimiento, el reconocimiento a esas personas que en otro tiempo trabajaron duro de sol a sol para que yo permaneciera impecable y… que si vieran ahora en lo que me he convertido se sentirían defraudados, como si su sacrificio no hubiera servido para nada, como si vieran como sus vidas se desintegraran y desaparecieran algún día entre mis ruinas.
....
Si yo permaneciera elegante como antaño, los hijos de vuestros hijos… algún día pisarían el mismo suelo que sus antepasados, y sentirían en sus carnes el sufrimiento de ellos, como los visitantes de las pirámides sienten el sufrimiento de aquellos... que las construyeron a golpe de látigo.
...
No me abandonéis! No paséis por mi lado como si huyerais de un apestado! No os lamentéis con hipocresía de lo que se debiera haber hecho y no se hizo, eso… solo son escusas…
...
Un lamento se ahoga en mi interior, un grito de agonía clamando a quien pueda interesar mi sufrimiento.
...
Solo tres palabras: NO ME ABANDONES
 
....
(Rosa Estorach)
 
 
 
....